El (nuevo) largo y engorroso camino para cambiarse de mutualista

Los usuarios pueden abandonar su prestador de salud por tres motivos; la Junasa deberá aprobar la solicitud

 

Fuente: www.elobservador.com.uy

 

Empezaron a regir las nuevas condiciones para cambiarse de prestador de salud durante 2018 y este lunes el Ministerio de Salud Pública (MSP) presentó el protocolo para llevar adelante esta acción.

 

Luego de la suspensión de la apertura del corralito mutual programada para febrero, los usuarios podrán abandonar su mutualista actual por tres causas: cambio de domicilio, problemas de atención y motivos económicos. En ese último caso solo podrán elegir los servicios de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Las nuevas afiliaciones estarán supeditadas a la aprobación de la Junta Nacional de Salud (Junasa), que tendrá hasta 30 días para expedirse.

 

Aquellas personas que deseen cambiar de prestador por mudanza deberán acreditar las dificultades para acceder a los servicios de la institución en la que se encuentran registradas. Esta causal solo será aprobada si transcurrieron menos de 12 meses desde el cambio de domicilio.

 

Los usuarios deberán presentar su cédula de identidad vigente para solicitar el cambio. Si la petición la hace un apoderado, deberá presentar su propia cédula y una fotocopia del documento de identidad del titular.

 

Lea también: MSP pedirá declaración jurada para poder cambiar de mutualista

 

Tendrán que llevar también una constancia de domicilio de la nueva localidad o un comprobante policial. Si no tienen, pueden firmar una declaración jurada en la que expliciten su nuevo domicilio. También deberán dejar por escrito que no recibieron dinero u otra ventaja para registrarse en el nuevo prestador de salud.

 

Los que quieran cambiarse de mutualista por problemas asistenciales solo obtendrán la aprobación si logran fundamentar que perdieron la confianza en su actual prestador. Los usuarios tendrán que presentar su cédula de identidad vigente. El cambio también puede solicitarlo un apoderado, quien deberá presentar su propio documento y una fotocopia de la cédula del interesado.

 

Tendrán que adjuntar también una nota en la que expongan los motivos por los que se quieren cambiar y deberán explicitar el nuevo prestador de salud al que quieren afiliarse.

 

Deberán agregar los datos personales del titular: domicilio, teléfono, celular y correo electrónico. A su vez, tendrán que presentar documentación que pruebe que tuvieron problemas de atención, como la historia clínica o certificados médicos.

 

Lea también: En Defensa de la Competencia cuestionan cierre del corralito mutual

 

Asimismo, deberán incluir una declaración jurada en la que conste que no recibieron dinero u otra ventaja para registrarse en la nueva mutualista.

 

Los usuarios que deseen cambiarse de prestador deberán agendarse a través del sitio web del Banco de Previsión Social (BPS) o llamando al 1997. Una vez que consigan la hora, tendrán que concurrir a las oficinas de Afiliaciones Mutualistas y Vínculos de Montevideo o en cualquier sucursal del interior. Si no puede ir el titular, puede asignar a un apoderado pero deberá llevar una carta notarial que le otorgue el permiso.

 

Por otra parte, todos los usuarios que deseen cambiarse a ASSE pueden hacerlo en cualquier momento. En esos casos deberán acercarse a los centros de afiliación del prestador público en todo el país.

 

Lea también: Las tres bibliotecas sobre la suspensión del corralito mutual

La suspensión de la apertura del corralito mutual fue una decisión del MSP, que busca evitar la intermediación lucrativa. Este delito ocurre cuando una persona se afilia a otro prestador luego de haber recibido dinero para hacerlo.

 

Si bien el gobierno aspira a que la apertura del corralito mutual se retome en 2019, todavía no está claro que eso pueda ocurrir. Hasta entonces, los usuarios no podrán cambiarse libremente